Un ejemplo del diseño sustentable.

La diseñadora coreana Jihyun Ryou exhibe una serie de prácticos aparatos caseros para sustituir uno de los objetos más imprescindibles de la vida diaria, pero uno de los menos amistosos con el medio ambiente: el refrigerador.

Si bien hasta ahora el refrigerador es casi considerado la única manera práctica y eficiente para conservar nuestros alimentos frescos, también es un pesar para el ambiente. A causa de la situación medioambiental, los especialistas del sector de refrigeración y aire acondicionado ya comienzan a forjar mejoras en las prácticas de identificación de fugas y recuperación de refrigerantes.  A nosotros, los usuarios, nos corresponde limitar su utilización, verificar el consumo de energía y evitar el desecho de los aparatos. 
La continua actividad y gasto de energía convierten al frigorífico en uno de los objetivos principales para quienes desarrollan alternativas ecológicas aplicables en la vida diaria.  Y este es el caso de Save Food from the Fridge, (Salva a la comida del refri), una colección de Jihyun Ryou. Una solución que juega entre lo práctico y lo artístico.  Cada una de estas soluciones cumple impecablemente con el objetivo de conservar los insumos en perfecto estado sin emplear ningún tipo de energía sino, admirablemente, aprovechando las mismas propiedades de los alimentos y las condiciones ambientales del entorno.
La artista menciona que este proyecto nace del conocimiento acumulado de la experiencia y la transmisión oral tradicional. En particular este proyecto se logra concentrándose en la preservación de comida.  Se une la simpleza tecnológica con un diseño notablemente inteligente. Esto es el hecho de traer aquel conocimiento de antaño a la vida diaria moderna.

Mientras más comida podamos salvar de la nevera, más pequeño tiene que ser el aparato y menos energía consumirá. Este que presentamos obviamente no es el único método; el almacenamiento de la comida en un sótano es algo que durante siglos hemos utilizado.  

He aquí las técnicas puestas en el diseño de Ryou:


1.     Al pie de una repisa de madera se encuentra una bandeja de vidrio con agua que sirve para humidificar los vegetales. Ellos necesitan esto para mantenerse en condiciones óptimas hasta que sean consumidos

2.     Dentro de un contenedor de vidrio y bajo del tapón de corcho, un depósito de arroz para absorber la humedad que podría restar a las especies sus propiedades.

3.     Por medio de un embudo de vidrio se agrega agua a la arena en una caja de madera para así garantizar la frescura de ciertos vegetales duros como las zanahorias.

4.     En un cajón de madera, en la parte baja y protegidas de la luz, las papas se conservan mejor; arriba, el espacio se aprovecha para colocar  manzanas encima de los orificios de ventilación.

Estas técnicas no son reliquias del pasado, son conocimiento para el futuro!  En las manos de una diseñadora talentosa, como Jihyun Ryou, ellas pueden parecer hermosas, también.